La deuda técnica podría estar entorpeciendo su transformación digital

Adam Burden, Edwin Van der Ouderaa, Ramnath Venkataraman, Tomas Nyström y Prashant P. Shukla. 19 de junio de 2018

La deuda técnica -el precio que las empresas pagan por las correcciones tecnológicas a corto plazo- dificulta su capacidad de innovar y adaptarse a la era digital. ¿Una estrategia para combatir la deuda técnica? Desacoplamiento digital.

Las organizaciones se enfrentan a una intensa presión para mantenerse a la vanguardia de las capacidades de las TI (Tecnologías de la Información). A veces, sin embargo, la necesidad de soluciones tecnológicas rápidas, les obliga a tomar decisiones de programación y arquitectura de sistemas a corto plazo. Al hacerlo, acumulan y agravan una deuda técnica invisible, el precio que un día tendrán que pagar para corregirla.

A medida que el software y la infraestructura de tecnologías de la información envejecen, y a medida que se añaden más funciones a los sistemas heredados, la deuda técnica crece y aumenta los costes operativos fijos adicionales de la empresa, lo que desvía una valiosa inversión en innovación y nuevas capacidades. Con el tiempo, el desafío de conectar y actualizar estos sistemas se vuelve abrumador para los equipos que se ocupan de la parte tecnológica, y emprender transformaciones digitales estratégicas como organización se vuelve aún más difícil.

Las empresas que buscan expandir sus negocios en todo el mundo pueden verse obstaculizadas por un entorno de TI insostenible: un mosaico de cientos de sistemas diferentes que ralentizan la colaboración y dificultan la escalabilidad de la innovación.

Del conflicto técnico al desafío C-Suite

¿Para empezar que es la C-suite o suite C?

C-Suite toma su nombre de los títulos de altos ejecutivos que tienden a comenzar con la letra C, para jefe, como director general (CEO), director financiero (CFO), director de operaciones (COO) y director de información (CIO). También llamados «ejecutivos de nivel C».

¿Qué tan serio es el problema? Toda la suite C, incluido el CEO, reconoce ahora que la deuda técnica no es sólo un problema técnico, sino un obstáculo para el progreso en muchos frentes. Según una encuesta de Accenture de más de 1.000 ejecutivos de nivel C, divididos equitativamente entre líderes de TI y no líderes de TI, una mayoría significativa dice que la deuda técnica limita severamente la capacidad de innovación de su función de TI (70%), limita en gran medida su capacidad de migrar a las nuevas tecnologías (72%), y hace que su función de TI responda mucho menos a los cambios en el mercado (69%).

Para empeorar las cosas, no hay soluciones fáciles a este problema, y la indecisión abunda. Alrededor del 67% de los ejecutivos que entrevistamos dijeron que les gustaría reemplazar todos sus sistemas heredados básicos. Pero al 70% le gustaría mantener sus sistemas centrales existentes el mayor tiempo posible, y al 50% le gustaría tener lo mejor de ambos mundos. En otras palabras, lo que más desean los líderes es disfrutar de todos los beneficios de las nuevas tecnologías de la información, como ser capaces de adaptarse rápidamente a nuevas situaciones, al mismo tiempo que mantienen en funcionamiento sus sistemas heredados.

Afortunadamente, hay una forma de que las empresas establecidas tengan lo mejor de ambos mundos y creen una arquitectura de TI empresarial escalable, flexible y resistente. Esta solución se llama «desacoplamiento digital».

Para salir de la deuda:  «Desacoplar»

Piense en sus viejos sistemas. Después de todo, todavía los necesita, pero no quiere que interfieran con los nuevos sistemas digitales críticos. La solución es desacoplar las partes críticas de los sistemas antiguos y hacer que trabajen más duro para usted construyendo nuevos sistemas digitales sobre ellos.

Tanto para los CEOs como para los CIOs, estas son algunas de las cosas esenciales en las que tendrán que trabajar e invertir para salir de la deuda y evolucionar hacia su futuro IT:

1. Desacoplar los datos de los sistemas heredados.

Los líderes deben empezar por trasladar los datos de los sistemas heredados a «lagos de datos». Se trata de repositorios centralizados que le permiten almacenar todos sus datos tal cual son, ya sean estructurados o no estructurados. Los lagos de datos le permiten ejecutar muchos tipos de análisis, tan variados como cuadros de mando, visualizaciones y gran procesamiento de datos, con el fin de guiar una mejor toma de decisiones.

En su ampliamente conocida misión de convertirse en el Google de Wall Street, Goldman Sachs utilizó este principio para crear una nueva plataforma bancaria. Esa plataforma, Marquee, extrae datos sobre transacciones, mercados, investigación y correos electrónicos instantáneamente en un lago de datos y aplica algoritmos de aprendizaje automático para obtener conocimientos y soluciones.

2. Desacoplar las aplicaciones de la infraestructura heredada.

La ejecución de aplicaciones en su infraestructura heredada puede ser ineficiente porque las aplicaciones empaquetadas incurren en altos costes informáticos. (Es como tener que encender todas las luces de su casa cuando realmente sólo necesita una.) Desacoplar las aplicaciones de su infraestructura heredada le da la flexibilidad para explorar otras ofertas y acomodar sus diferentes cargas de trabajo de una manera nueva.

Una compañía de seguros líder adoptó este enfoque para obtener una mejor visibilidad de sus operaciones y reducir los costos de administración de aplicaciones. Ahora puede lanzar nuevos productos en la mitad de tiempo, a la vez que reduce los costes de funcionamiento y el volumen de incidentes en un 60% cada uno. Lo más importante es que la compañía ha logrado un aumento del 350% en las ventas de pólizas de automóviles.

3. Desacoplar los sistemas de procesos empresariales entre sí.

Los días de construir software como un gran sistema unificado, donde todo funciona en una sola máquina, han terminado. Esta estructura integrada tenía sentido en una época en la que la computación se realizaba en un solo lugar, y una empresa agrupaba los sistemas (ventas, I+D, cadena de suministro, por ejemplo) con fines operativos y estratégicos. A medida que la tecnología evoluciona, esta agrupación tiene cada vez menos sentido desde el punto de vista comercial, y en realidad impide que cada sistema aporte el máximo valor. ¿Por qué mantener todos los sistemas de procesos de negocio unidos en un sótano en una docena de servidores?

4. Desacoplar el talento humano y los presupuestos de TI de los silos tradicionales.

El desacoplamiento es una tarea y una mentalidad que deben adoptar tanto los ejecutivos de TI como los que no lo son. A menudo, las TI están demasiado aisladas para aprovechar todo su potencial. Mediante la creación de equipos multifuncionales que incluyen líderes empresariales y tecnológicos, la empresa puede ofrecer un mejor rendimiento empresarial. Por ejemplo, un equipo que incluye tanto a expertos de cara al cliente como a científicos de datos puede mejorar las ventas de comercio electrónico haciendo un uso más sofisticado de los datos de los clientes.

Una segunda esfera en la que se necesita un cambio es la presupuestación. En lugar de centrarse en proyectos individuales, los presupuestos deben centrarse en el mantenimiento, las actualizaciones y las mejoras continuas de los sistemas de TI, pero con la advertencia de que el valor empresarial debe ser el motor del gasto. Esto no sólo hace que el gasto sea más predecible, sino que también impide la acumulación de nueva deuda técnica. La inversión continua es el nombre del juego porque le permite hacer una limpieza de los sistemas de TI necesarios para innovar.

Primeros pasos en el camino hacia la transformación digital ágil

Ya sea que se trate de puestos de trabajo para el CIO, el CEO o ambos, una cosa está clara: las empresas nacidas antes de la era de Internet tienen un enorme desafío de TI – deben contar con la deuda técnica en sus sistemas heredados y lograr la agilidad para competir con sus competidores nativos digitales. La escalabilidad, flexibilidad y modularidad de los sistemas de TI de Amazon han sido las razones clave por las que la compañía ha vencido a los minoristas de ladrillo y mortero. Lo mismo podría decirse de Netflix, Uber y Airbnb: su capacidad para la transformación tecnológica rápida, les ayudó a perturbar las industrias del entretenimiento, el transporte y la hotelería, respectivamente. No tener sistemas heredados cargados de deudas técnicas también fue una ventaja.

Continuar con la capacidad para innovar y crecer

Para las empresas ya establecidas, la tarea de mejorar su TI a la velocidad de sus competidores se facilita a través del desacoplamiento digital. Deberían poder aplicarla para obtener la agilidad de los «nativos de la nube» y aprovechar la enorme riqueza de datos acumulada a través de sistemas construidos para otra época, para así convertir una posible desventaja en una ventaja competitiva. Esto requerirá la plena participación y el apoyo de la C-suite, dirigida por el CEO (y probablemente también la aprobación de la junta directiva).

Hoy en día, el 91% de los altos ejecutivos dicen que están extremadamente o muy informados sobre la deuda técnica y que están involucrados o conocen los planes para gestionarla. Estas cifras son casi con toda seguridad tan altas, por el hecho de que el costo real de la deuda técnica, tanto financiera como técnica, significa la pérdida de oportunidades para su negocio, en particular, la capacidad de innovar y crecer. Para hacer frente con éxito a la deuda técnica, los directores ejecutivos deben optar por una solución permanente. Es hora de dejar de aplicar parches y empezar a desacoplar.

 

fuente:  MIT Sloan Management Review

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *